Letra E soyuky y el jirito de Brazza Norteña

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Brazza Norteña

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Llego el 28 de octubre
La vierna acaba el rió,
Se cumplía un compromiso,
Un compromiso de honor
Duelo de yeguas paridas,
Les cuento lo que paso.

Con la fe puesta en su yegua
Su dueño un mes madrugo,
Preparando la carrera
Que con la chela amarró,
Le pedía el triunfo ala virgen,
Era su gran ilusión.

Le hacían malos comentarios,
Que su yegua iba a perder
Por que era yegua de campo
Que tanto podía correr
La soyuky es parejera,
Ya sabe lo que va hacer.

Pongo en la vibra en su mente,
Comentaba el Ismael
No se me agité mi compa,
Esto no se va a perder
Montaremos al jirito,
Que dices compa miguel.

Y va el saludo para todos,
Con cariño pues,
Ayayayayay..

Los del partido contrario
Venían al robo en verdad
Traían fajas de billetes
Que los querían duplicar,
Falsa alarma le habían dado
Que su yegua iba a ganar.
En un taste clandestino
200 metros jugaron
Dos corredores de paja
Por quererla ya arrancaron
Soyuky brinco adelante,
Cuándo santiago gritaron

Pero el jirito es buen gallo,
Y eso no lo permitió
A escasos 50 metros
Con la chila lo manso
Se trabuco embola otra
Pues nunca más la alcanzo.

No contaban con la astucia
La chela es de corazón,
Le daba el triunfo a su dueño
Señor miguel tarazón,
En su lobo se iba riendo
Por que con granjo gano.
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Que poco me duro la sonrisa,
Pues una tragedia se me había presentado,
Una llamada recibía,
que mi llanto se me había cebrado,
no me pude contener
y corriendo fui a tratar de salvarla,
mis ojos se llenaban de lagrimas
pues ya no la volvería a montar,
su vida se me escapaba de las manos
pues la tenia que sacrificar,
un disparo nomás se escucho
por que de nuevo volvía a galopar
pero esos galopes se extendían,
cada vez mas, y mas, en el mas aya,
donde mis ojos adichelan,
jamás la volverán a mirar.