Letra El espuelazo. de Tito Fernandez

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Tito Fernandez

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

EL ESPUELAZO.
Letra y Música: Tito Fernández
Hacía calor, ese verano,
y el sol pegaba como bestia de allá arriba.
Ajuera'e la cantina los caballos
huasquiaban, con la cola, p'a inventar una brisa.

¡Salú! de vez en cuando se escuchaba,
¡Salú! cantaba el eco de las copas.
Los hombres, de la tierra, en dos palabras
se entienden y se dicen muchas cosas.

De repente hubo un revuelo en los caballos,
alguien andaba remoliendo un poco,
Cuando hay vino y coraje, no es extraño
que alguno quiera sacarse algún antojo.

Güena la yegua, joven el jinete,
brillante la plata en los aperos,
luminosos los ojos se parecen
al color de la espuela, puro acero.
Una carrera loca, por la calle,
¡mala hora le ha tocao al animal! dice alguno.
Pero no hay de qué extrañarse, pues,
otra gracia del hijo de don Juan.

Una caracoleá, después el ocho,
un espuelazo sangriento, y una mano
que sujeta las riendas, y el asombro
que se aprieta en los ojos y en los labios.

Nadie dice palabra, todos mudos.
El jinete, sorprendido, nada entiende.
Seguramente el hombre, aquel, de ceño duro
no sabe con quien trata y no comprende.

¡No me espuelee la yegua amigo! dijo el hombre,
sin dejar de mirar los ojos grises,
sin soltar la rienda que da al freno
con mano poderosa y brazo firme.

Ahora bájese y degüélvame el caballo,
ya corrió, con él, como quería, ¿No?
este animal ya tiene algunos años
y no aguanta la fiesta que usté hacía.

Las espuelas, amigo, uno las lleva
p'a lucir un corralero en el rodeo,
no p'a hundirle las costillas a una yegua
que ni siquiera es suya, como veo.

Ahora váyase tranquilo
y no me mire con esa cara de no tomarme en cuenta,
aún me debe el espuelazo y es posible
que algún día regrese por la cuenta.

Montó el hombre en la yegua y se perdieron
al galope, camino de los montes,
dejando, allí en la calle, un mundo nuevo
en un muchacho que empezaba a hacerse hombre.

¡Salú! de vez en cuando se escuchaba,
¡Salú! cantaba el eco de las copas.
Los hombres, de la tierra, en dos palabras
se entienden y se dicen muchas cosas.

Tomado de AlbumCancionYLetra.com

(volver)