Letra El mundo subterráneo atrapad al asesino de El Fantasma De La Opera

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de El Fantasma De La Opera

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

El mundo subterráneo/ atrapad al asesino (fantasma, Christine, Raoul)

Otra vez con mi negra desesperación,
Nos hundimos de nuevo en mi prisión.
Mis oscuros infiernos vas a ver.
Si no entiendes porque estoy confinado has de saber;
Que no es por ningún pecado, es mi rostro que vas a poder ver.
(al asesino ya hay que encontrar, al asesino ya hay que encontrar)
Soy como un animal acosado por doquier
Triste y solo siempre igual, ¿cuál es mi razón de ser?
Christine, ¿cuál? ¿¡Cuál?!
Manten esas manos bien atrás, bien atrás
(Manten esas manos bien atrás, bien atrás)
Esa inmensa sed de sangre ya se sacio,
Sed de carne además tú tendrás tal vez.
Y si no es odiarme, ya se cumplió
Él vino a negarme, de todo el placer.
Miserable infecto que me enveneno,
Quizás cruel, rechazo de una madre,
Que me cubrió con máscaras la carne.
Ya no hay compasión no seré más tu bufón,
Es tu eterna maldición, mí flor, llorar,
Tu odio a veces, no es tu gran deformidad,
En tu alma está y esa es toda la verdad.
Ven asómate, tu amigo es. ¡Sí, por Dios que es él, un auténtico placer!
Yo ansiaba ver su aparición, y usted, siga el guión esto empieza a prometer.
Raoul: ¡Libre! ¿No ve que debe estar libre? ¿No tiene alma?
Fantasma: Tan loco amor, jamás yo lo vi.
Christine: Todo es inútil.
R: La adoro, no importa nada, la adoro. ¿Jamás se apiada?
F: ¡El mundo no se apiada de mí!
R: Christine, Christine. Quiero verla
F: a sus pies. Sí. Monsieur, sea bienvenido,
Yo a ella nunca le haré daño
¿Por qué iba a pagar los pecados de usted?
Busqué los caballos ya, y ahora mantenga esas manos atrás
Nada lo salvará ¿o quizás tú, Christine?
Compra su libertad, paga el precio con tu amor.
Recházame y así sentencia su final ¡es tu elección!
Este es el punto más crucial.
C: si lástima sentí por tu niñez, odio es, odio esta vez.
R: Christine, perdóname, perdona.
Por ti lo hice todo y fue por nada,
C: aunque fuese solo un falso de placer, la esperanza ya no existe en nada.
F: que no, que no supliques, no hay vuelta atrás, tu bien lo sabes, pues aunque
Fueses tú, yo ya volví.
R: no, no sientas que mi vida acabe,
Aunque apuestes tú, yo ya morí
F: o vives siempre junto a mi, o tu su muerte vas a ver.
R: no va a mentir, por defenderme
F: pasa el punto más crucial, ya no hay retorno.
No rebusques más en tu dolor.
Pasaste el punto más crucial.
C: paciencia ando buscando ¡demonio!
Empieza la cuenta atrás ¡ehhhh!
R: no queda nada que perder. Siento que estés sufriendo.
C: supiste engañarme.
C: mísero, trágico ángel, cuan grande es ya tu aflicción,
Óyeme tú no estás solo, muestras tu canción.
(El fantasma llora)
Llévatela, olvídame, olvidad todo esto,
Dejadme sólo, olvidad todo lo que habéis visto
Marchaos ya, no dejéis que os encuentren
Llevaos la barca. Prometedme que no contaréis nada.
Los secretos que sabéis del ángel del infierno.
¡Corred, volad, dejadme!
Carnaval, máscara artificial.
Carnaval, que se oculta en un rostro enmascarado.
Christine, te amo.
Dime que en nuestra vida hay esperanza,
Dilo e iré a donde vayas tú.
Que si estás conmigo nada importa.
Solo tú me inspiras de verdad
¡Mi música en la noche morirá!