Letra El Valor De Mis Sueños de Patricia Sosa

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Patricia Sosa

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Cuando yo te ví llorar creí morir, no supe hablar.
¿Qué hay que decir cuando miente el dolor?
Es mejor un golpe a la pared, un golpe de piedad,
a no creer que tu amor es verdad.

Tan cansada de buscar lo que no está en tu corazón,
me puedo ir sin más remordimientos.
Hay lugar para creer, hay lugar para no ver.
Elijo ver la luz, te dejo aquí mi cruz.

El espejo de mi corazón no puede más, ya se quebró
de tanto ver mis heridas de amor.
Soy el filo del cristal por el que no miras
mi libertad y esa herida mortal.

Tan cansada de buscar lo que no está en tu corazón,
Me puedo ir sin más remordimientos.
Hay lugar para creer, hay lugar para no ver.
Elijo ver la luz, te dejo aquí mi cruz.

Cuando el ruido del silencio
me puso el alma en los pies,
solamente el valor de mis sueños
cambiaron la suerte que echaste a perder.
Cuando las luces se enciendan
y ese brillo no me deje ver,
cuando todo parece tan negro
tan sólo me enciendo buscando nacer.

Ya no quiero escuchar más, me aburre tu canción.
¿Qué hay que decir? nuestro cuento acabó.
No hablo más, me levanto, empiezo a caminar.
Lo nuevo está esperando llegar.

Tan cansada de buscar lo que no está en tu corazón,
Me puedo ir sin más remordimientos.
Hay lugar para creer, hay lugar para no ver.
Elijo ver la luz, te dejo aquí mi cruz.

Cuando el ruido del silencio
me puso el alma en los pies,
solamente el valor de mis sueños
cambiaron la suerte que echaste a perder.
Cuando se enciendan las luces
y ese brillo no me deje ver,
cuando todo parece tan negro
yo sólo me enciendo buscando nacer.

Cuando el ruido del silencio
me puso el alma en los pies,
solamente el valor de mis sueños
cambiaron la suerte que echaste a perder.