Letra Ella de Zénit (con Flame y Skor)

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Zénit (con Flame y Skor)

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Ella era una chica normal, con un trabajo normal,
una familia normal de un barrio normal. Que quería lo normal para su vida; un futuro normal, que en el sueño de cualquier persona anida. Hasta que aprende a volar y desaparece, maldito día invernal en el que bajo un manto de estrellas congeladas
que alguien bajó del cielo en el suelo su alma ya se desvanece. Todo empezó a tornarse gris mucho tiempo atrás, cuando Satanás en la piel de aquel chaval pasó a formar parte, por desgracia, de su día a día.

Mas no se conformó con fastidiar la relación que les unía, no, no le bastó. Su inexistente paciencia sin motivos se gastó, y cómo no, tuvo que demostrar su hombría castigando cuerpo y mente a la mujer que le quería. Ella se sentía culpable por tener en la cabeza ese recuerdo ya imborrable que inundaba de tristeza la riqueza de su ser. Por no poder retroceder hasta ese ayer, en el que la dureza con la que él la maltrataba aun no existía, en el que era una niña todavía que no tenía por qué conocer.

No, la angustia que te angustia dejaría su alegría tras perder la sonrisa, el amor propio y poder mirarse en un espejo para ver su bello rostro y volver a sentirse guapa, defender a espada y capa
su espacio vital, aún a costa de caer en un abismo violento. Su integridad moral aún a riesgo de perecer en ese mismo intento. Aún así lo estuvo haciendo hasta saber, que de momento, tanto mal al final la iba a vencer.

Ella era una diosa para dioses, ella era una musa de poetas. Ella era la luna de mis noches, era ella la que conseguía que alcanzara metas. Ella era el motivo de mi lucha, ella era mi utopía, mi quimera. Era ella gracias a quien ahora la gente me escucha, la primera cosa en la que pensaba cada día era ella.

Estaba hundida, sumida en un conflicto mental, tal que el opáco cristal a través del cual observaba su vida le impedía contemplar sus opciones de futuro. Averiguar cuál sería el camino menos duro
para superar ese infranqueable muro, por el cual trepar desde lo más profundo de ese odioso pozo oscuro. En el que la tristeza la sumía hasta la superficie de ese mundo que asumía, alumbrado por un soleado día que veía.

Sin poder luchar, anclada en la agonía, y sin casi darse cuenta se vio envuelta en una manta blanca y fría. Que traía más problemas, que la aislaba de los demás, y que hacia los enigmas que en el pasado adornaron su piel fueran sólo dulce miel comparados con los que su mente dejó grabados como emblemas. Intentó ahogar sus penas en alcohol, noches de fiesta que unían una puesta con otra puesta de sol.

Creía tener el control, pero sólo la mente; su mente respondía si recibía diariamente la dósis que le volvía a sumergir en ese frasco de formol, que la mantenía en esa vía con atasco y la destruía. Decidió tirarlo todo a la basura y arreglarlo por la vía rápida, pues la única cura requería una fuerza de voluntad que ella ya no tendría que reunir si permitía su alma partir para que su cuerpo pudiese dormir por siempre bajo una lápida. Esa decisión no era la válida, pero que era casi imposible superarlo era verdad.

Ella era una diosa para dioses, ella era una musa de poetas. Ella era la luna de mis noches, era ella la que conseguía que alcanzara metas. Ella era el motivo de mi lucha, ella era mi utopía, mi quimera. Era ella gracias a quien ahora la gente me escucha, la primera cosa en la que pensaba cada día era ella.

Estuvo muy cerca de desaparecer, cayó y nadie confió en que pudiera volver a levantarse por su propio pie, y caminar sin depender de eso que su vida complica. Tirar pa' alante y defender que reponerse explica lo fácil que es caer y lo difícil que es hacer a ese desierto florecer,
cuando ha muerto el placer de tener todo lo que ser una chica felíz implica.

La llegada de un ángel alado, la salvación pronóstica para ella. Tener de nuevo un amigo al lado, ha provocado que su estado emocional haya cambiado, hasta su estética. Que su visión de la vida tan patética se haya tornado en un alegre visionado de todas las esencias que su mente ha sacado, de todas las vivencias que en su piel ha disfrutado, y así recoger recuerdos del pasado.
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Y sin casi revolver lo malo ya olvidado, con pasión de volver lo bueno que le han quitado en cada ocasión en la que podría empezar a crecer, para nunca más caer en el querer equivocado antes de perder el contacto con aquel, gracias al que sonrisas vacías de ilusiones y alegrías había recuperado. Y así paso la relación, ya se acabó, incluso el contacto se perdió. Éste ángel, sin saber por qué, vio cómo de repente su amor se desvaneció. Un cielo gris y nublado de nuevo apareció, mientras el reflejo de su luz en la distancia permaneció, y del dulce aroma de su fragancia, impregnado en cada estancia, nació ésta canción.