Letra Fue en la oscuridad de Miguel Nández

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Miguel Nández

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Puedo volar en mis recuerdos
y caminar por el silencio
que me lleva a un altar
elevando mi cuerpo y zurciendo unas alas
que usé con la intención de volverte a ver
y volar por tu cielo
siguiendo a una estrella
que me lleva directo hasta ti.

Volé...

Volé...

Y te encontré
sentada en la luna
rodeada de nubes
que adornan tu cielo
pintando la noche de ollín.

Te encontré.

Te encontré...

Fue en la oscuridad
dónde imaginé por fin conseguir besarte.
Fue en la oscuridad
dónde dibujé estrellas pa´ regalarte,
dónde comencé a bordar el mar
con rayos de luna y sal
y así demostrar que te puedo amar
con la intensidad del aire.

Fue en la oscuridad
dónde imaginé por fin conseguir besarte.
Fue en la oscuridad
dónde dibujé estrellas pa´ regalarte,
dónde comencé a bordar el mar
con rayos de luna y sal
y así demostrar que te puedo amar
como aquel caudal que nunca quedó seco,
como aquel caudal que nunca quedó seco.

Sin rechazar lo negro del cielo
me atrevo a afirmar
que alivias mis sueños
y alejas temores del sol
que alumbran los días
en los que tu aroma,
tu sombra y tu risa
alumbran tu vida y no estás.

Te encontré...

Te encontré...

Fue en la oscuridad
dónde imaginé por fin conseguir besarte.
Fue en la oscuridad
dónde dibujé estrellas pa´ regalarte,
dónde comencé a bordar el mar
con rayos de luna y sal
y así demostrar que te puedo amar
con la intensidad del aire.

Fue en la oscuridad
dónde imaginé por fin conseguir besarte.
Fue en la oscuridad
dónde dibujé estrellas pa´ regalarte,
dónde comencé a bordar el mar
con rayos de luna y sal
y así demostrar que te puedo amar
como aquel caudal que nunca quedó seco,
como aquel caudal que nunca quedó seco.

Volé...

Volé...