Letra Hasta que la muerte los separe de Melendi

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Melendi

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Su mala puntería con las llaves
Anuncia un mal nacido tras la puerta
Con piel de lobo y corazón cobarde,
Con más de mil motivos para odiarle.

Por el pasillo cruje una madera
Igual que suena el alma de esa madre
Porque el no pega con la mano abierta, no
Es algo que aprendió bien a su padre.

Ella coge un cuchillo y no sabe que hacer,
Si cortarse las venas o clavarselo a el,
Se apoya en la nevera, se deja caer
Y llorando
Le ruega que no le des en el mismo lado.

Estribillo:
Marido y mujer
Hasta que la muerte los separe
Y ella espera llegue de su mano,
Porque solo así podrá devolverle parte del daño.
Porque fue a la ley,
Y la ley le dio del otro lao.
No son suficientes los moraos
Ni segar al cero su amor sincero
pa condenarle.

El solamente se siente seguro
Cosiendole el corazón a su puño.
Un hombre que se cela hasta del viento,
Pues sabe que el solo es mierda por dentro.

Pero la vida le devolvió la hostia
Grabándo aquel momento en su memoria
Momento que no controló su mano,
Ahogando lo que hacia tiempo habia matado.

Ella coge un cuchillo y no sabe que hacer,
Si cortarse las venas o clavarselo a el,
Se apoya en la nevera, se deja caer
Y llorando
Le ruega que no le des en el mismo lado.

Estribillo
Marido y mujer
Hasta que la muerte los separe
Y ella espera llegue de su mano,
Porque solo así podrá devolverle parte del daño.
Porque fue a la ley,
Y la ley le dio del otro lao.
No son suficientes los moraos
Ni segar al cero su amor sincero
pa condenarle.

Estribillo:
Marido y mujer
Hasta que la muerte los separe
Y ella espera llegue de su mano,
Porque solo así podrá devolverle parte del daño.
Porque fue a la ley,
Y la ley le dio del otro lao.
No son suficientes los moraos
Ni segar al cero su amor sincero
pa condenarle.

Y no le dio
Miedo la muerte,
Y se marcho
Tan sonriente.
Fue la ultima vez
Que lloro.