Letra La ingrata de Café Tacuba

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Café Tacuba

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Ingrata
No me digas que me quieres.
No me digas que me adoras,
que me amas, que me extrañas,
que ya no te creo nada.

Ingrata.
¿Qué no ves que estoy sufriendo?
Por favor hoy no me digas
que sin mi te estás muriendo
que tus lágrimas son falsas.

Ingrata.
No me digas que me adoras.
Se te nota que en tus labios
ya no hay nada que tu puedas
ofrecer a esta boca.

Por eso ahora yo sé que veniste
porque te acuerdas de mi cariño.
Por eso ahora que estoy tan triste
no quiero que nadie me mire sufrir.

Oy, oy, oy, oy, oy, oy, ingrata,
no me digas que me quieres.
Tu desprecias mis palabras
y mis besos, los que alguna vez
hicieron que soñaras.

Ingrata
No te olvides que si quiero,
pues si puedo hacerte daño
sólo falta que yo quiera
lastimarte y humillarte.

Ingrata
Aunque quieras tu dejarme,
los recuerdos de esos días,
de las noches tan obscuras,
tu jamás podrás borrarte.

No me digas que me quieres.
que me adoras, que me extrañas,
que ya no te creo nada.

Por eso ahora yo sé que veniste
porque te acuerdas de mi cariño.
Y no me importa si lloro un poquito
porque ese poquito será por tu amor.

No vengas para pedirme
que tenga compasión de ti.
Si vienes luego a decirme
que quieres estar lejos de mi.

Te pido que no regreses
si no es para darme un poquito de amor.
Te pido y te lo suplico
por el cariño que un día nos unió.

Ingrata.
No me digas que me quieres.
No me digas que me adoras,
que me amas, que me extrañas,
que ya no te creo nada.

Ingrata.
¿Qué no ves que estoy sufriendo?
Por favor hoy no me digas
que sin mi te estás muriendo
que tus lágrimas son falsas.
Tu desprecias mis palabras
y mis besos,
pues si quiero hacerte daño
sólo falta que yo quiera lastimarte
y humillarte.

Ingrata,
aunque quieras tu dejarme,
los recuerdos de esos días,
de las noches tan obscuras,
tu jamás podrás borrarte.

Por eso ahora tendré que obsequiarte
un par de balazos, pa´ que te duela.
Y aunque estoy triste por ya no tenerte
voy a estar contigo en tu funeral.