Letra Primer estrella de la tarde de Fernando Delgadillo

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Fernando Delgadillo

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Las lunas que sumaban
los que miran las estrellas
hace tiempo
se dejaron de contar,
después vino el olvido
y en su seno tú nombre aéreo
y terreno
se dejo de pronunciar.

Siguiendo tus pasos,
pensando en tu obra
y entonando la leyenda
vuelvo a trazar tu perfil
reconozco tu mano tras de todo
pero sólo hallé silencio,
cuando pregunte por ti.

Mostrabas con tu ciencia
la paciencia
y cuando llego la hora de irte
todos sintieron pesar.

Te despediste de los que te
amaban
diciendo que no lloraran
que jurabas regresar.

Y aún prometes volver
con la primera estrella
que eres tú al atardecer
desde la barca viva
de tu exilio, donde el mar
y en donde nadie te vio regresar.

La historia de tu pueblo se ha
llenado de dolorosa ignorancia
de tal ausencia de luz
que aquellos
los bellos campos floridos,
como ves se han consumido
porque siempre faltas tú.

La oscuridad se ha quedado
de entonces a la fecha
y ya es la hora que
no fulge el nuevo sol
y yo sólo soy
otro que ha perdido
en esta noche su camino
que le lleva a ser mejor.

Dónde fuiste a volar
sabía serpiente
de preciosas plumas de Quetzal
donde el conocimiento
te ha llevado ¿Qué hay allá?
que no te ha permitido regresar.

Que acabe aquí
este pacto con el tiempo
para el cansado viajero
que se ha detenido a oír
las obras de los hombres
y sus huesos son los únicos
vestigios de su breve devenir.

Bendice mi palabra y sea la tuya
y flote con hermosas plumas
que hacen de su ondulación,
el vuelo más ligero
en estos tiempos
estos tiempos de portentos,
para llevar tu canción.
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Y prométeme volver,
con la primer estrella
que eres tú al amanecer,
con el conocimiento
que un día fue y ahí
donde está, se aparece,
el lucero Quetzalcoatl.