Letra Sortearme en tu suerte de Gianmarco

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Gianmarco

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,00/5. Total votos: 0

Son las ganas que me llaman por la noche
Son las penas que me olvido si me miras
Es mi instinto el que me apuesta a que te busque
Es mi almohada la que duerme y que no olvida

Son mis ganas que te llaman en silencio
Soy tu cómplice, tu duda y tu manía
Necesito ir a buscarte entre la gente
Necesito involucrarme con tu vida

Cambiaré mi forma de acercarme a ti
Cambiaré de piel y de color
Sé que sabes y que no te sabe mal
Sé que tengo la ruleta y me quiero arriesgar

Quiero sortearme en tu suerte y verte en misa el domingo
Quiero ver que cara ponen el cura y el monaguillo
Quiero sortearme en tu suerte y respirarme tu karma
Quiero tener simplemente un sitio dentro de tu alma

Son tus manos que me dan el equilibrio
Son de arena mis relojes si me esquivas
Es el día el que no alcanza si te busco
Es la noche que me sobra si eres mía

Cambiaré mi forma de acercarme a ti
Cambiaré de piel y de color
Sé que sabes y que no te sabe mal
Sé que tengo la ruleta y me quiero arriesgar

Quiero sortearme en tu suerte y verte en misa el domingo
Quiero ver que cara ponen el cura y el monaguillo
Quiero sortearme en tu suerte ponerte a prueba conmigo
Y ver la cara que pones cuando te beso el ombligo
Quiero sortearme en tu suerte sacarme el clavo contigo
Mirar que tienes adentro hablar en doble sentido
Quiero sortearme en tu suerte y respirarme tu karma
Quiero tener simplemente un sitio dentro de tu alma

Son las ganas que te tengo corazón
resucito si me besas
yo te quiero solamente para mí
estés lejos o estés cerca
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Equilibrio es lo que tengo junto a ti
Y es tu cuerpo que envenena
Si estás triste no te angusties, no hay razón
No hay mal que por bien no venga