Letra Te echo de menos de Kiko Veneno

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Kiko Veneno

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,14/5. Total votos: 7

Echo de menos
la cama revuelta,
ese zumo de naranjas
y las revistas abiertas.

Y en el espejo
ya no encuentro tu mirada,
no hay besos en la ducha,
ni pelos, ni nada.

Y entre nosotros
un muro de metacrilato
no nos deja olernos
ni manosearnos...

Y por las noches
todo es cambio de postura
y encuentro telarañas
por las costuras.

Lo mismo te echo de menos, lo mismo
que antes de echaba de más.

Si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.

Si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.

Echo de menos
el crujir de tus tostadas,
sentir por el pasillo
tu gato que araña.

Y en mi camisa
llevo tu aroma preso
y el rojo de tus labios
por el cuello...

Y entre nosotros
un muro de metacrilato
no nos deja olernos
ni manosearnos...

Y por las noches
todo es cambio de postura
y encuentro telarañas
por las costuras.

Lo mismo te echo de menos, lo mismo
que antes de echaba de más.

Si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.

Si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.

Porque si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.

Si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.

Si tú no te das cuenta de lo que vale,
el mundo es una tontería,
si vas dejando que se escape
lo que más querías.
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Llora que tú tienes que llorar
y hasta llenar la cantimplora
por aquella lagrimita
por lo que más querías.