Letra Dame chocolate de Carlos Ponce

Etiquetas:
Letra de canción
Español
Enviar a un amigo |


Otras canciones de Carlos Ponce

Song Scroller

Visitar letra | Letras de canciones
 
Color de fondo


Color de la letra

Copia este código y pégalo en tu blog o web para mostrar el song-scroller de Album Cancion y Letra

Califica la calidad de esta letra
Espere un momento...
Puntaje: 4,67/5. Total votos: 21

Tal vez careces de destreza,
para reina de belleza.
Quizás te falta coraje,
pero te sobra nobleza.
Tienes la delicadeza
que da la flor del cacao,
que despunta por tu fuerza
que es más fuerte
que yunta sobre el arao.
A veces desde pequeña,
pero eres dueña del arte
que me persuadió mirarte
con tu soltura de seda.
Y que se salve quién pueda
del encanto de tu tez,
que emborracha más que un casco
de azul tequila o qué es.
Dame, dame chocolate,
el agridulce en tus labios
que a pesar de ser tan sabios
no conocen de debate.
Y dame, dame un beso que me mate,
y me levante otra vez,
de tu receta indiscreta,
con salpicadas de nuez.
tal vez nacistes marcada,
coronada por estigmas
y tal vez... será
que son esas mismas
las que te tienen guardada.
A veces desde pequeña,
pero eres dueña del arte
que me persuadió mirarte
con tu soltura de seda.
Y que se salve quién pueda
del encanto de tu tez,
que emborracha más que un casco
de azul tequila o qué es.
Dame, dame chocolate,
el agridulce en tus labios
que a pesar de ser tan sabios
no conocen de debate.
Y dame, dame un beso que me mate,
y me levante otra vez,
de tu receta indiscreta,
con salpicadas de nuez(dulce amor).
A veces desde pequeña,
pero eres dueña del arte
que me persuadió mirarte
con tu soltura de seda.
Y que se salve quién pueda
del encanto de tu tez,
que emborracha más que un casco
de azul tequila o qué es.
Dame, dame chocolate,
el agridulce en tus labios
que a pesar de ser tan sabios
no conocen de debate.
Y dame, dame un beso que me mate,
y me levante otra vez,
de tu receta indiscreta,
con salpicadas de nuez.
Dame, dame chocolate,
el agridulce en tus labios,
labios sabios
que hacen daño y un engaño
que me gana sin debate.
Dame, dame chocolate,
aunque me mate otra vez,
de tu receta indiscreta
con salpicadas de nuez.